Fatima Cambronero

junio 21, 2012

Intimidad y Protección de Datos Personales

Los temas de Intimidad y Protección de Datos Personales, no son sólo temas de Gobernanza de Internet locales, sino que, debido a la naturaleza global del principal medio de exposición de los mismos, como es Internet, nos afectan globalmente a todos los usuarios de Internet.

Es importante mencionar que en países de raíces latinas como es Argentina, se encuentra regulado de manera diferenciada, por un lado la Intimidad (entendida como Privacidad), y por otro, la Protección de Datos Personales. Las normativas referidas a la Protección de Datos Personales siguen lo dispuesto en la Unión Europea. Por lo tanto, nos diferenciamos de los países del common law donde se regula de manera conjunta bajo el nombre de Privacy, tanto la Privacidad como la Protección de Datos Personales.

En Argentina podemos mencionar entre las principales normativas que se ocupan de la Intimidad aquellas de orden tanto internacional, como constitucional y legislativo. Entre aquellos tratados internacionales a los cuales el país ratificó y les otorga jerarquía constitucional, encontramos la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, que en su artículo 12 establece:

“Artículo 12. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques…”

En la Constitución Nacional podemos encontrar varios artículos que se ocupan del tema, tales como el Artículo 18 y el Artículo 19 (referidos a la privacidad del domicilio, de los papeles privados, a las acciones privadas de los hombres).

En el ámbito legislativo encontramos normativa aplicable a todo el territorio de la Nación, siendo importante mencionar el Artículo 1071 bis del Código Civil, que sirve de base para la protección de la intimidad y para las demandas por daños en caso de su vulneración.

Por otro lado, y especialmente diferenciado de la Intimidad, encontramos normativa referida a la Protección de Datos Personales, siendo relevante mencionar la Ley N° 25326 de Protección de Datos Personales del año 2000, su Decreto Reglamentario N° 1558/2001, y las disposiciones y reglamentaciones dictadas por la Autoridad de Aplicación de la ley, la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

También es importante mencionar que Argentina fue el primer país de Latinoamérica en lograr que el Grupo de Trabajo del Artículo 29, nacido en virtud de la Directiva 95/46 UE, y a pedido de nuestro gobierno nacional, analizara todo el marco normativo en materia de Protección de Datos Personales y emitiera el Dictamen 4/2002. A través de dicho dictamen el Grupo de Trabajo comunica que Argentina garantiza un nivel de protección adecuado en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de los mismos. De todas maneras este Grupo de Trabajo emite una serie de recomendaciones a nuestro gobierno, invitando a las autoridades argentinas a tomar las medidas necesarias para solucionar los puntos débiles de los actuales instrumentos legales que, a ocho años de ese Dictamen, nuestro país todavía no ha cumplido ninguna de las recomendaciones del Grupo de Trabajo ni ha comenzado a legislar en ese sentido.

El tema de la Privacidad, especialmente en cuanto a las Redes Sociales en Argentina hoy en día es un tema de actualidad y relevancia. Uno de los factores es  la gran evolución sufrida en dicho concepto en tan poco tiempo. Además es un tema importante por la gran exposición a la que se someten, muchas veces de manera inconsciente, sus propios usuarios. Aún más delicado el tema, cuando esos usuarios son menores de edad, incluso menores de la edad que algunas redes sociales exigen para adquirir una cuenta. En nuestro país todavía tenemos una generación de padres que son inmigrantes digitales y que no están familiarizados con la tecnología, mucho menos, con las redes sociales. La generación de adolescentes de diez o quince años atrás, llevaba una vida principalmente offline, que no trascendía del ámbito privado y cerrado de familia y círculo de amigos, donde no existía posibilidad material de que se enteraran de lo que hacía por ejemplo, otro grupo de adolescente que vivía a miles de kilómetros de distancia. Hoy eso cambió definitivamente. Los adolescentes llevan principalmente una vida online donde exponen todo lo que les sucede en tiempo real, literalmente a todo el mundo. Esos adolescentes nacieron sabiendo, y son hijos de padres que quizás no puedan guiarlos ni aconsejarlos sobre qué información exponer en las redes sociales, básicamente porque esos padres no saben qué son las redes sociales.

Por eso, es responsabilidad de quienes estamos algo más informados y capacitados, compartir, educar, tanto a padres como a hijos; no infundirles miedo. En la actualidad los límites que separan lo público de nuestra vida de lo privado, se han modificado. Hoy existe una nueva intimidad de las redes sociales. Todos nosotros debemos aprender a vivir con ello. No siendo rígidos, si no teniendo la flexibilidad para adaptarnos a los cambios, conservando dentro de nuestra esfera privada, lo que queremos conservar y permitiendo que se exponga al púbico, sólo lo que queremos exponer.

Muchos de esos adolescentes mañana serán adultos y estando informados, capacitados y educados, es posible que más tarde no se arrepientan de lo que ellos mismos o su grupo de amigos expusieron públicamente. Hoy muchos empleadores chequean los perfiles de las redes sociales de sus futuros empleados. Y lamentablemente para algunas personas, todavía no contamos con el Derecho al Olvido en Internet.

Aprender a configurar nuestras opciones de Privacidad en las Redes Sociales es nuestra responsabilidad como usuarios.

Lograr un equilibrio entre la libertad de expresión y la Privacidad, es un tema de política social y responde a lo que en determinado momento en una sociedad dada, se reclama que se proteja. Inclinar la balanza hacia uno u otro lado, dependerá de lo que nosotros como sociedad le indiquemos a nuestros gobernantes.

Además esta dicotomía entre estos dos derechos protegidos internacionalmente y considerados derechos fundamentales, parece ser un tema sobre el cual seguiremos discutiendo, no sólo en Argentina, ni en las reuniones preparatorias regionales del IGF, ni en el IGF; si no también, en los almuerzos cotidianos de muchas familias actuales. Aprender a cuidar nuestra intimidad, es una responsabilidad de cada uno de nosotros. Asumámosla y evitemos que otros, especialmente gobiernos, con el pretexto de proteger nuestra intimidad, terminen regulando Internet y decidiendo por nosotros qué contenidos publicar o no publicar. Que nadie nos apague Internet, sino cada uno de nosotros, y sólo cuando decidamos que por hoy es suficiente….

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: